online website builder

LAS VERDURAS

Como preservar sus vitaminas y poder curativo.

Aunque de valor alimenticio y medicinal inferiores a las frutas, las LAS VERDURAS ejercen un papel importante e indispensable en nuestra alimentación . Según el relato del Génesis, estos vegetales fueron agregados a la alimentación después que el hombre cayó en la desobediencia. La dieta edénica era constituida a base de frutas. Naturalmente que el hombre iba ahora a comer el pan con el "sudor de su rostro", y esto produciría un desgaste y eliminación de sustancias que, para reponerlas, tendría que recurrir a estos vegetales. La sentencia dice: "Espinos y cardos te producirá (la tierra) y comerás la hierba del campo". Esta orden encierra una bendición, pues sabemos que LAS VERDURAS tienen excelentes virtudes terapéuticas, que usadas de una manera racional, son de un beneficio extraordinario para la manutención de la vida y recuperación de la salud. Su gran valor curativo, higiénico y dietético, no es todavía tan apreciado por los pueblos de América, como debería serlo, y quizás sea esta una de las causas por las cuales muchas de sus cualidades nutritivas y medicinales se pierden por la manera impropia de prepararlas, especialmente en la costumbre de cocinarías excesivamente. Las propiedades medicinales y alimenticias de LAS VERDURAS se deben a la gran cantidad de sustancias químicas que poseen, entre ellas se destacan las vitaminas, sales minerales, ácidos, azúcares, aceites esenciales, etc,. Además, son excelentes fuentes de calcio, azufre, potasio, cloro, silicio, yodo, etc.

También poseen grandes proporciones de clorofila, especialmente en las hojas verdes, así como manita, pectina, los ácidos cítricos, tánico, oxálico, málico, etc.

Es indudable que se obtendrán excelentes resultados, comiendo muchas VERDURAS en estado crudo y frescas, como un alimento cotidiano.