bootstrap html templates

Por Domingo Ramos Bravo

Especialista en Mercados Frutihortícolas, Columnista de Diario del Mercado y autor del libro “CONCEPTO MERCADO”
@dramosbravo | facebook/dramosbravo | www.domingoramosbravo.com.ar
 | 14 Febrero 2018 |

POLITICAS DE MERCADO

SENASA

Analizando las respuestas de los compradores extranjeros de productos frutihortícolas, y los resultados de varias de nuestras exportaciones como país, encuentro una gran falencia en la forma en que promovemos nuestros “sellos” de origen. Las barreras no arancelarias están encuadradas dentro de las formas de BPP (buenas prácticas productivas) así, cuando los mercados entran en la baja los compradores de otros países, se excusan por alguna de estas prácticas para pagar menos o no comprar.  

El servicio nacional de sanidad y calidad alimentaria tiene en nuestro país muchas áreas de tareas, pero hay un área que creo primordial, está ausente y tal vez pueda explicarlo.

En su visita los holandeses, hablaron en el Mercado Central de Buenos Aires sobre el TRIÁNGULO DE ORO, Estado Universidades y Productores. Nosotros hablamos de VACIOS.

Desde la política escondemos los requisitos de los productores de frutas y hortalizas bajo la FANTASÍA de ECONOMÍAS REGIONALES, tratando de manera genérica una gran diversidad de estas necesidades, para conocer las necesidades de cada cultivar, es necesario desambiguarlo, o SEGUIREMOS DANDO CRÉDITOS AL AGUJERITO SIN FIN, existen, por otro lado, producciones que pretenden ser competitivas a nivel internacional y a poco andar sucumben, ¿algún organismo institucional se preocupa por el funcionamiento de estas empresas? Funcionamiento que debería interesarle a las instituciones, pues cuando una empresa productora de alimentes cesa en sus actividades dejan una gran cantidad de daños, mientras continúe en actividad, los beneficios son locales y nacionales.

Las universidades en su gran mayoría se dedican a las producciones agroganaderas que ocupan para llevar adelante sus procesos, pocas personas; las producciones frutihortícolas por el contrario necesitan mucha mano de obra, es más perecedera y lamentablemente entre los productores y las universidades existen pocas relaciones.

Dentro de las actividades de senasa, está ausente la más importante, vista desde el sector productivo, cada cultivar requiere de un tratamiento biológico diferente, esta diferencia hace que se deba atender con el conocimiento de su biología, sus ciclos, sus enfermedades, sus alimentos, y que son diferentes a las BPP, es función del servicio nacional de sanidad, orientar al productor sobre los productos fitosanitarios apropiados que se deban aplicar en cada oportunidad, además de las correctas prácticas de aplicación, tanto para las comerciales de uso corriente como de las orgánicas. También el senasa debe estudiar las nuevas fórmulas químicas para suplir agrotóxicos y derivados que contengan residuales tóxicos por otros de menor contaminación. Tareas que se deberían realizar en sus laboratorios, y estos ubicados en cada zona productiva como ciencias aplicadas a cada necesidad, verificando el desarrollo de cada cultivar.

Que el senasa pueda llegar a funcionar de esta manera, hace a la diferencia en cuanto al tipo de control actual, pues cuando el organismo se anoticia de un problema, ya es tarde, no se puede retrotraer la producción en cuestión, ya se ha contaminado y solo queda decomisar o destruir, lo malo es que se destruye también todo un ciclo de procesos inadecuados, con insumos tirados, tierra mal ocupada, mano de obra ocupada sin sentido, envases invertidos y destruidos conjuntamente con la mercadería, cosechas pagadas y tiradas, transportes contratados y su mercadería decomisada, etc.,etc.,etc. Cuanta perdida deber soportar un productor a causa de una mala atención. ¿Cómo funcionaría en este caso el triángulo de oro de los holandeses?

¿Estas pérdidas se solucionan confeccionando solamente un DTV, o contribuyen a que un productor se retire antes de la producción?

Se le pueden dar a las instituciones los alcances por los cuales hacen sus controles, una cosa es cumplir con los controles que el productor deba realizar y otra es apoyar un mejoramiento de manera tal que cuando el senasa certifique, esta certificación tenga “peso y valor institucional” de modo tal que sea aceptado por encima de las certificadoras nacionales e internacionales.

¿Podremos un día ser un país creíble donde el sello SENASA tenga valor internacional?